NARRATIVAINVESTIGACIÓNDATOS

Search
25 mins de lectura

COMPARTIR

Ejército “Bolivariano” de Guatemala y la desinformación de Facebook en época electoral

La desinformación en redes sociales en época electoral se arrecia. Las personas que emiten desinformación y publicaciones de descrédito contra actores políticos gozan de las políticas de privacidad de datos de las redes sociales y es casi imposible que enfrenten consecuencias. El Tribunal Supremo Electoral apenas puede regular cuando Facebook, Instagram, Tik Tok o Twitter generan efectos directos sobre nuestra democracia.

“Ante los problemas que afectan a las grandes mayorías damos 48 horas para la renuncia de todos los funcionarios de gobierno esto incluye a cortes y al organismo legislativo y cumplan nuestra petición #RenuncienTodos #RenunciaGiammattei. Tienen un plazo de 48 horas para hacerlo y que asuma al poder Jordán Rodas junto a nuestra lideresa Thelma Cabrera caso contrario nos levantaremos en armas para luchar por Guatemala”, este es el texto y descripción de una imagen publicada el 3 de julio de 2021 por la página de Facebook llamada “Ejército Bolivariano de Guatemala” cuando ni siquiera se hablaba de las elecciones de 2023, ni se había anunciado la participación de Jordán Rodas y Thelma Cabrera como binomio del partido político Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MLP), ni se sabía cuáles partidos y candidatos pretendían participar. 

La página “Ejército Bolivariano de Guatemala” donde fue publicado este mensaje, fue creada el 3 de julio de 2021 en Facebook. Según el área de transparencia de META; que sirve para dar información detallada sobre cada página, incluyendo historial de publicaciones, anuncios pagados, afiliaciones y encargados; actualmente 5 personas administran y/o editan “Ejército Bolivariano de Guatemala”. La página es desinformativa ya que resucitando publicaciones previas al año electoral, hace creer a la población que una “guerrilla” apoya a Jordán Rodas y Thelma Cabrera, la propuesta a binomio presidencial del MLP que no ha sido inscrita por el Tribunal Supremo Electoral como candidatos.

Hasta agosto de 2022, Rodas era Procurador de los Derechos Humanos, al finalizar su mandato buscó con la planilla SOS Usac, llegar a la rectoría de la Universidad de San Carlos. Cabrera por su parte, es una lideresa Maya Mam de la organización campesina Comité de Desarrollo Campesino -Codeca-, que participó como candidata a la presidencia en las elecciones de 2019 también con el MLP, logrando una cuarta posición en los resultados electorales.

Pero, ¿cómo se lidia con páginas de este tipo en año electoral? ¿Cuál es el papel del TSE? ¿Quién revisa o sanciona este tipo de publicaciones? La información falsa difundida por páginas como “Ejército Bolivariano de Guatemala” puede confundir a los usuarios de la red social. Además, con la actual persecución contra políticos y periodistas por sus publicaciones, podrían desencadenarse acciones que afecten a los actores y candidatos aludidos en estos supuestos.

La página “Ejército Bolivariano de Guatemala” realiza publicaciones con narrativas alusivas a la guerrilla, al comunismo y al levantamiento de armas utilizando imágenes y montajes del Ejército de Liberación Nacional -ELN-, una organización guerrillera colombiana que ha estado activa desde 1964. Este análisis se puede realizar verificando si las imágenes publicadas han sido difundidas en internet con anterioridad. En Colombia, el ELN se originó como un grupo comunista revolucionario inspirado en la Revolución Cubana. Ha llevado a cabo una serie de ataques y acciones violentas, incluyendo secuestros, extorsiones, ataques a instalaciones militares y petroleras, entre otros. A pesar de que el grupo ha participado en varios procesos de paz con el Gobierno colombiano, hasta ahora no se ha alcanzado un acuerdo completo.

La primera publicación que amenazaba con un alzamiento en armas fue compartida 83 veces en diversos grupos el 3 de julio de 2021, algunos de ellos, según un análisis propio, fueron Marketing Santa Cruz Barillas, De todo un poco Gt, Última Hora GT, Noticias reales GT, Mixco, tránsito, noticias, reporta tu zona, Noticias de ÚLTIMA HORA, Noticias San Juan Sacatepéquez, Noticias Última-Hora Guate, Memes GT, Noticias de Última Hora en Guatemala, Combatiendo la Corrupción RED SOCIAL NOTICIAS, Noticias Última Hora…, entre muchos otros. Todas estas acciones fueron realizadas por tres perfiles de personas con los nombres “Fredy Maldonado”, “Brenda Godinez” y “Pedro Orellana”. Al visualizarlos y analizarlos con herramientas de monitoreo, es notorio que los primeros dos son perfiles falsos. De hecho, las imágenes de perfil fueron tomadas de los sitios Pixabay y Altamira Oriole Antigua Guatemala.

Sin embargo, en el caso del tercer perfil, el de Pedro Orellana, no se encontraron las imágenes publicadas previamente en otro sitio o red social, la cuenta parece real. El enlace del perfil detalla el supuesto nombre completo de la persona: “Pedro Jose Garcia Orellana”. Dice que es originario de Quetzaltenango, que estudió en la Escuela Dr. Rodolfo Robles, tiene más de 1,300 amigos y sus 6 fotografías muestran a la misma persona. Estas imágenes tienen buena calidad y fueron publicadas entre diciembre de 2020 y febrero de 2021. Este es uno de los usuarios más activos en compartir las publicaciones de la página “Ejército Bolivariano de Guatemala” desde 2021.

No-Ficción buscó en el Registro Nacional de las Personas el certificado de nacimiento de Pedro Orellana con el nombre detallado en Facebook, indicando que su origen era Quetzaltenango, sin embargo, no se encontró a ninguna persona con ese nombre en ese departamento. Según Luis Assardo, periodista e investigador guatemalteco, con amplia experiencia en redes sociales y desinformación, no es posible saber quién administra o edita una página si el administrador ha optado por mantener esa información oculta; es parte de las políticas de privacidad de Facebook. Además, en ocasiones, los perfiles, aunque parezcan reales, pueden tratarse de casos de suplantación o robo de identidad, infiere Assardo.

Estos tres perfiles no son los únicos. En al menos 25 publicaciones que tiene la página “Ejército Bolivariano de Guatemala”, a la fecha de la publicación de este reportaje, se pueden observar distintos perfiles falsos que realizan las mismas acciones que los primeros tres iniciales: generar interacción, compartir en distintos grupos las publicaciones y lograr incidencia del mensaje. Ese es el mecanismo con el que difunden la desinformación.

La página “Ejército Bolivariano de Guatemala” realiza publicaciones con narrativas alusivas a la guerrilla, al comunismo y al levantamiento de armas utilizando imágenes y montajes del Ejército de Liberación Nacional -ELN-.

En las publicaciones no solo se encuentran mensajes alusivos a la guerrilla o al comunismo, sino también falsas convocatorias a eventos, foros y distintas actividades, lo cual puede resultar peligroso para las personas que ven la información y la creen. El 18 de febrero de 2022, la página compartió una convocatoria falsa supuestamente firmada por la Universidad Mariano Gálvez, Universidad de San Carlos, los partidos políticos Semilla y Winaq, las organizaciones Gente Positiva, Unidos contra la Corrupción y el colectivo estudiantil Landivarianos. Esta fue compartida 60 veces en grupos y al menos 25 más por el perfil de nombre “Yunior Marroquín”. Este análisis se puede observar dando clic en el área de “compartidos” haciendo una revisión de las publicaciones que son públicas dentro de “Ejército Bolivariano de Guatemala”.

Además de desinformar a la ciudadanía, páginas como la del Ejército Bolivariano de Guatemala, pueden llegar a provocar criminalización contra los actores y organizaciones que menciona en las publicaciones, por ejemplo, contra Jordán Rodas, el personaje favorito de esta página. 

En su publicación del 18 de agosto de 2022 -de nuevo antes de cualquier anuncio de elecciones 2023-, que dice “El Ejército Bolivariano desde ya hace su pronunciamiento y muestra su apoyo a Jordán Rodas para ser el próximo presidente, si Argentina, Bolivia, Perú, Chile y Colombia han derrotado a la ultra derecha, nosotros lo haremos llevando al ex procurador a la Presidencia”. El texto es acompañado de una imagen de Jordán Rodas combinada con fotografías de las fuerzas especiales del Ejército Bolivariano de Venezuela. Un usuario de Facebook cayó en la desinformación y creyó que la misma era real y comentó “que irónico que un ex procurador de los derechos humanos llame a la violencia solo por esta foto lo deberían de meter preso”.

Este tipo de publicaciones, de incitación al alzamiento en armas, de ser atribuidas a Rodas o Cabrera, podrían recaer en una denuncia por delitos como rebelión, proposición y conspiración, o sedición, por mencionar algunos. Según el Código Penal guatemalteco, en sus artículos 385, 386 y 387, la comisión de alguno de estos delitos podría costarle a la persona declarada culpable de 6 meses a 10 años de prisión.

“No me preocupan este tipo de páginas, son cientos similares y por salud mental no las monitoreo todas. No tengo energías para eso. Creo que la intención es seguir estigmatizando las luchas de los pueblos indígenas con el comunismo y la guerrilla. (…) Hasta ahora no cuento con denuncias por publicaciones así”, explica a No-Ficción Jordán Rodas acerca de páginas como “Ejército Bolivariano de Guatemala”. 

Sin embargo, no solo hay una página de desinformación alrededor del ex procurador. Existen incluso cuentas con su nombre e imagen, que intentan hacerse pasar por él. Y también podría ocurrir con varios de los actuales candidatos de estas elecciones de 2023. 

Para instituciones como el TSE, en año electoral, el panorama resulta bastante complejo. Estas páginas de desinformación se apoyan incluso de distintas herramientas de inteligencia artificial (IA) para crear sus contenidos. Pero: ¿Cómo reaccionan los encargados del proceso electoral, cuando, por ejemplo, páginas como D-id.com, pueden crear vídeos a partir de una fotografía? ¿Está el TSE preparado ante este tipo de páginas donde se inserta una imagen y un guion para generar un video? En estas elecciones incluso algunos desinformadores utilizan avatares y voces disponibles en la plataforma, pero también pueden subir un audio y una fotografía para crear videos personalizados a través de inteligencia artificial. Esto hicieron con el siguiente video sobre Jordán Rodas días después del 20 de enero cuando ocurrió la convocatoria oficial de elecciones 2023.

¿El TSE y un plan con META?

Ante tanta desinformación, perfiles falsos, la utilización de IA’s y el auge y uso de las redes sociales por parte de candidatos y partidos políticos ¿qué proponen los magistrados del TSE a cargo de regular y mantener la transparencia del todo el proceso electoral? El 7 y 8 de agosto de 2022, el entonces magistrado presidente del Tribunal Supremo Electoral, Ranulfo Rojas Cetina y, el Jefe de la Unidad de Medios, Pablo Portocarrero, viajaron a la Ciudad de México para reunirse con representantes de META. La intención era poder iniciar un acuerdo con la empresa en beneficio de las actuales elecciones en Guatemala. Según Rojas Cetina, en este primer acercamiento se estableció un convenio apalabrado con los representantes de la empresa para generar apoyos a Guatemala con respecto a las elecciones. Ofrecieron capacitaciones a los representantes de partidos políticos y facilitar el uso seguro de las redes sociales: Facebook, Instagram y WhatsApp.

“Esa vez solo tuvimos el primer acercamiento y se quedó en que teníamos que programar las capacitaciones. Ellos como tal, no firman convenios ni cartas de compromiso porque son empresas. Tienen un área de atención al sector público y fortalecimiento a la democracia, entonces se acordaron algunas cuestiones que después se formalizaron y ya se programaron después los cursos que se han tenido para poder brindar capacidades a la Unidad Especializada de Medios y Estudios de Opinión”, dijo a No-Ficción el magistrado Rojas Cetina. 

Con respecto a lo conversado acerca del combate a la desinformación, Cetina no recuerda con claridad lo que se dijo en esas reuniones, sin embargo, Portocarrero sí. 

Portocarrero explica que META se sumó a colaborar con el TSE con herramientas de transparencia, pues una de las funciones principales de la Unidad de Medios es el monitoreo permanente de los medios de comunicación y dentro de ese monitoreo, hay una coordinación de monitores de redes sociales.

“Nosotros monitoreamos que en las publicaciones no haya transgresiones a la Ley Electoral, respetuosos siempre de la libre emisión del pensamiento y de la libertad de opinión. En las pláticas que tuvimos con Meta, también se sumaron ellos a darnos la colaboración de la detección de perfiles falsos, comentarios que van a la desinformación, que inciten al odio, al racismo, a violencia contra la mujer, tienen una parte específica de violencia contra la mujer en su ámbito político, entonces lo que hemos empezado a trabajar es la constante plática del equipo del TSE con el equipo de META para que en el caso de nosotros detectar un perfil que esté dando desinformación o dando este tipo de publicaciones, nosotros dar el aviso a META para que ellos hagan la verificación porque no es la simple denuncia de nosotros y ellos eliminan la publicación, porque si nosotros somos respetuosos de la libertad de opinión, ellos más”, dice.

«¿Pero cómo se lidia con páginas de este tipo en año electoral? ¿Cuál es el papel del TSE? ¿Quién revisa o sanciona este tipo de publicaciones? La información falsa difundida por páginas como “Ejército Bolivariano de Guatemala” puede confundir a los usuarios de la red social».

Narrativas electorales

A lo largo del siglo XX, la narrativa anticomunista se utilizó para invocar el miedo de la población y sectores populares para enfrentar no solo a la “amenaza comunista”, sino a cualquier opositor del estatus quo, así lo explica el politólogo Ricardo Sáenz. “Efectivamente existió un partido comunista en Guatemala, pero se caricaturizó a cualquier opositor para llamarlo chairo, comunista, etcétera”, dice.

“Esta página (la del EBG) lo que hace, es mantener viva la idea de amenaza comunista para movilizar y activar la descalificación del adversario. (…)  Durante la década revolucionaria se apelaba a que los comunistas le iban a quitar a las personas sus propiedades, iban a anular la familia nuclear, entre otros discursos para crear miedo”, narra Sáenz. Este antecedente nos da luces de que anteriormente se utilizaban otros formatos y medios para difundir esta propaganda anticomunista y afectar a cualquiera que tuviera una posición ante el sistema. Hoy esta narrativa se ha trasladado a las redes sociales, a las elecciones generales de 2023, en páginas como la del EBG.

Otras páginas que comparten contenido desinformativo en grupos son Líderes Políticos GT, Te Pizamos, Anonymous__GT, entre decenas de otras. Te Pizamos es una de las páginas más peligrosas, cuenta con más de 5 mil seguidores y se dedica a despresitigiar a distintos actores políticos, periodistas, fiscales y jueces.

Imagen publicada por “Te Pizamos”

Aunque para personas conocedoras de técnicas de desinformación en redes sociales, este tipo de contenido visiblemente no tiene credibilidad, para otras personas sí. Actualmente decenas de personas se informan a través de redes sociales, solo en Guatemala según datos oficiales de META de enero de 2022, el número de usuarios activos en Facebook es de al menos 9 millones, lo que equivale a más de la mitad de la población.

Los adultos mayores son un grupo bastante vulnerable debido a que tienen menos experiencia con la tecnología y las redes sociales. Según un artículo de CEPAL los adultos mayores forman parte de un grupo denominado “inmigrantes digitales”, lo que quiere decir que son personas que no nacieron en el mundo digital y han tenido que adaptarse a este nuevo entorno. La característica de un inmigrante digital hace que las personas mayores de más de 60 años sean más propensas a creer y a difundir desinformación. Uno de los estudios que lo demuestra, con respecto a los últimos años, es “Menos de lo que piensas: Prevalencia y predictores de la difusión de noticias falsas en Facebook” publicado en 2019. El mismo detalla que, durante los comicios de 2016 en Estados Unidos, la difusión en Facebook de desinformación durante la campaña electoral fue baja, sin embargo, quienes sí compartieron desinformación se caracterizaron por ser mayores de 65 años. Este grupo etario compartió casi 7 veces más artículos de noticias falsas en Facebook que el grupo más joven, comprendido entre 18 a 29 años. 

Los desinformadores gozan de privacidad de datos

Las páginas creadas para emitir información falsa difícilmente tendrán consecuencias directas para los desinformadores que las manejan, netcenters, trolls o personas plenamente identificadas que emiten este tipo de contenido. Esto se debe a las políticas de privacidad de datos propias de cada red social y la libertad para publicar diversidad de contenidos. 

Por su parte, las personas que creen como verdadero el contenido desinformativo sí pueden llegar a sufrir consecuencias. Según el Centro Brennan para la Justicia de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York, en las elecciones de 2016 en Estados Unidos, se registraron cuentas desinformativas que a través de redes sociales publicaron instrucciones falsas sobre cómo votar por mensaje de texto o que los votantes afines a un partido político debían votar al día siguiente de las elecciones. Para 2018, también se difundieron mentiras sobre redadas policiales en los centros de votación. 

En el contexto guatemalteco, con la página de Facebook “Ejército Bolivariano de Guatemala” y sus falsas convocatorias a manifestaciones o sus llamados al “levantamiento de armas”, algunos usuarios podrían creer que son verdaderas y acudir al lugar convocado. O bien, creer que quien emite los mensajes es el o la candidata que aluden en sus publicaciones, causando una percepción negativa.

“Las plataformas de redes sociales son empresas privadas que tienen sus propias regulaciones, algunas quieren obtener la mayor cantidad de usuarios, otras tener la mayor recolección de datos de los usuarios. (…) Las regulaciones existen para proteger a las personas y a las plataformas mismas. En Estados Unidos, por ejemplo, las plataformas no son responsables de lo que el usuario publica. Hay legislación, políticas públicas y políticas de las empresas que son distintas. Twitter y Facebook no funcionan de la misma forma”, explica Luis Assardo.

En general, los creadores de una página de Facebook pueden optar por ocultar su identidad y mantenerse en el anonimato. La red social permite a los administradores de la página configurar la privacidad de la página de modo que su información personal no se muestre públicamente. Por lo tanto, aunque los usuarios de Facebook pueden ver el nombre de la página y cualquier contenido que se publique en ella, no pueden ver la información personal de los creadores o administradores de la página, a menos que el administrador de la página decida hacer pública esa información.

En el contexto electoral de cualquier país, desde 2020 Facebook exige que todas las personas que quieran poner en circulación anuncios sobre elecciones o política deben confirmar su identidad para hacerlo. “Los anunciantes pueden seleccionarse a sí mismos, una página que administran o su organización para que aparezcan en el descargo de responsabilidad con la etiqueta “Pagado por”. Si emplean el nombre de una página o una organización en el descargo, exigimos que los anunciantes proporcionen información adicional, como dirección local de la empresa, número de teléfono local, correo electrónico y sitio web”, explica Facebook en un artículo publicado en su sitio de noticias. Es decir que la empresa de Mark Zuckerberg podrá tener conocimiento de quién paga por un anuncio o quién es el responsable de este durante la presente época electoral accediendo a la biblioteca de anuncios de Meta. En el caso de las publicaciones no pautadas, no se podrá tener conocimiento acerca del usuario que las realice.

La privacidad de la información de los administradores de la página también está protegida por la política de privacidad de Facebook, que establece cómo se recopila, utiliza y comparte la información personal de los usuarios de la plataforma. Facebook toma medidas para proteger la privacidad y seguridad de los usuarios, y permite a los usuarios controlar y gestionar su información personal.

Actualmente uno de los mecanismos que tienen los partidos políticos para blindarse de acusaciones por páginas falsas que intentan usurpar su identidad, es la verificación de páginas a través de una marca de verificación azul. Esa marca azul significa que es la página oficial, ninguna otra está autorizada para difundir propaganda política. “Hubo una capacitación en enero directamente de META a los partidos políticos donde se les enseñó que en caso de encontrar una publicación que esté en contra de ellos, esté emitiendo desinformación o desacreditando a candidatos, pueden hacer el reporte directamente a Meta desde sus cuentas oficiales”, explica Portocarrero, encargado de la Unidad de Medios del TSE.

Portocarrero detalla, además, que no existe un número aproximado de la cantidad de perfiles o publicaciones falsas, desinformativas o de descrédito a candidatos, sin embargo, al iniciar el periodo estipulado para la campaña electoral, del 27 de marzo al 23 de junio, el Tribunal podrá contar con datos más precisos de este tipo de situaciones en redes sociales.

El TSE estima que habrá mayor uso de Facebook durante la campaña electoral por la permisión que tiene la plataforma de realizar pauta política, acción que no permite el resto de las redes sociales como Twitter o Tik Tok.

Assardo explica que cuando META se dio cuenta que existía la intencionalidad de manipular información en las elecciones a través de redes sociales, la empresa supo que era necesario “monitorear esas operaciones de influencia a través de equipos para moderar contenido. (…) La moderación de contenido evita que se difunda contenido, por ejemplo, en el que decapitan a alguien en vivo. No es algo que tiene que ver con limitar la libertad de expresión, sino poder mantener las redes sociales fuera de actos criminales o delictivos”, dice.

En el marco de las elecciones de un país, las redes sociales de Meta actualmente activan distintas medidas para moderar el contenido electoral como la verificación de hechos, reglas de transparencia publicitaria, políticas de contenido político y restricciones publicitarias, pero no funcionan del todo. Puede haber desinformación que nunca sea revisada, o inhabilitada aún si algún usuario la reporta. La organización Global Witness realizó una investigación en 2022 acerca de los mecanismos de Facebook para reducir la desinformación, y encontró que la empresa falló en sus esfuerzos por proteger a la ciudadanía brasileña de la desinformación electoral. “Enviamos diez anuncios en portugués de Brasil a Facebook, cinco con información electoral falsa y cinco con el objetivo de deslegitimar el proceso electoral. (…) De manera alarmante, todos los ejemplos de desinformación electoral fueron aprobados”, explica la organización en una nota de prensa.

En el caso de reportes acerca de desinformación, el jefe de la Unidad de Medios cuenta que el año pasado una candidata actual acudió a Inspección General para reportar una cuenta de Tik Tok que estaba desinformando. “Inspección ya estaba monitoreando la cuenta, primero decía que el usuario era parodia, luego cambió a otro nombre y, por último, utilizó el nombre de la candidata. Ella se adelantó a reportar antes que Inspección le preguntara”, explica.

El Tribunal en conjunto con Inspección, Unidad de Medios y Registro de Ciudadanos, debe verificar que las páginas sean reales y tratar de determinar cuál es la página oficial de, en este caso, los candidatos. El TSE explica que con el objetivo de no emprender acciones contra un candidato que está siendo difamado o desacreditado en una cuenta que no le pertenece, “Inspección siempre debe correr audiencia, es decir que pide un pronunciamiento de la persona que esté siendo investigada por publicaciones de este tipo a efectos de que aclare, presente pruebas de descargo que la página no le pertenece. Si Inspección después del análisis considera que sí hay transgresión por parte de la persona a la ley electoral, ya lo traslada al Registro de Ciudadanos que se encarga de imponer una sanción”, explica Portocarrero.

Páginas de desinformación podrían ser denunciadas por el TSE durante la campaña electoral. 

Para la campaña electoral, las páginas que emitan descrédito, campañas de desprestigio o de desinformación, estarán bajo la lupa de Meta, pero hasta ahora no hay un ofrecimiento por parte de la compañía de brindar datos sobre las páginas que realicen este tipo de acciones. Es decir, que no podrán enfrentar ningún tipo de consecuencias graves debido a la protección de sus datos. Lo que sucederá será la inhabilitación de algunas publicaciones que según Facebook considere o la colocación de cintillos informativos que indiquen que la información es dudosa. 

“Puede aparecer el cintillo que aparecía en la pandemia, que había alguien desinformando y le indicaba al usuario que verificara otras fuentes”, dice Pablo Portocarrero. Esto es lo que podría suceder con las páginas como el “Ejército Bolivariano de Guatemala”, Te Pizamos, Anonymous GT, entre otras que emiten contenido desinformativo en la red social Facebook en estas elecciones.

Portocarrero también explica que el TSE tuvo ya una reunión virtual con Tik Tok México con el objetivo de aprender a reportar cuentas que emitan desinformación o generen contenido propagandístico en la red social.

Las redes sociales juegan un papel importante para las elecciones generales 2023, son una herramienta para que los candidatos realicen campañas de promoción, dar a conocer sus planes de trabajo, interactuar con los votantes de manera directa, influenciar la opinión pública, debatir, entre otras acciones. Actualmente Tik Tok, Facebook y Twitter se han convertido en la vitrina de algunos candidatos como Carlos Pineda, presidenciable de Prosperidad Ciudadana o Edgar Chin, candidato a diputado del mismo partido. También para Samuel Pérez, candidato a diputado del Movimiento Semilla; Aldo Dávila candidato a diputado por el partido VOS, o Edmond Mulet, candidato a la presidencia del partido Cabal. Estos personajes aparecen debido a la configuración regional de los algoritmos de cada red social. Y al mismo tiempo, también por los algoritmos, el consumo de noticias falsas y contenido de descrédito es una posibilidad grande a través de redes sociales. 

La desinformación y la actividad de este tipo de páginas tiene efectos democráticos. Por ejemplo, uno de ellos es el caso de José López, que hoy es candidato a diputado por el partido FCN-Nación y que durante varios años se dedicó a administrar anónimamente la página desinformativa de nombre “El Puerto Informa” en distintas plataformas, hasta que decidió mostrar su identidad y afiliarse al partido político del ex presidente Jimmy Morales. 

El efecto del uso del anonimato, con la difusión de teorías de conspiración, ataques y descrédito a distintos personajes y desinformación, puede lograr que una persona, mediante las redes sociales, tenga un alcance significativo hasta llegar a un objetivo electoral. Y ante el avance del uso de las redes sociales, las autoridades gubernamentales encargadas de los comicios de cada país, se deben actualizar, modernizar e intentar no quedarse atrás.

Debido a las normativas anacrónicas de la Ley Electoral y de Partidos Políticos que regulan la campaña electoral de Guatemalas, la disputa de audiencias, narrativas y de verdades en esta época electoral, tendrá mayor presencia en las redes sociales más que en los medios tradicionales. En las redes sociales habrá más libertad de generar y publicar contenido y campaña electoral tanto para políticos como para desinformadores, probablemente sin ninguna consecuencia. 

Páginas como la del “Ejército Bolivariano de Guatemala”, podrían influir en las votaciones y la percepción de la ciudadanía acerca de los candidatos; páginas anónimas podrían producir candidatos, o influencers y hasta edecanes con un alto número de seguidores podrían ser utilizados para posicionar partidos políticos. Redes sociales como las de Meta han demostrado su debilidad en procesos electorales como el de Brasil o Estados Unidos, y en Guatemala la poca información de los usuarios detrás de las páginas anónimas o verificadas que pueda llegar a tener el Tribunal Supremo Electoral puede afectar directamente a las elecciones y en consecuencia a toda la democracia.

Te puede interesar