NARRATIVAINVESTIGACIÓNDATOS

Search
11 mins de lectura

COMPARTIR

Los alimentos sobrevalorados que compra la SOSEP no llegan a los beneficiarios

La Contraloría General de Cuentas confirmó anomalías en las compras, recepción y distribución de alimentos que adquirió este año la SOSEP. Además, los beneficiarios de las bolsas de alimentos se quejaron de recibir productos vencidos, de mala calidad y sin aportes nutricionales para los niños y niñas. Los softbolistas proveedores jugaban en el equipo Z-Medic, propiedad del sentenciado por corrupción, Ernesto Zamora Cruz.

“Estamos inconformes con el valor del producto, ya que se conoce el valor en el mercado, según lo evaluado consideramos que faltó Q100.00 por cada niño. Estamos en contra de la centralización ya que vemos corrupción en la entrega de productos alimenticios (…). Queremos manifestar que el tomate que se nos entrega el día de hoy está podrido (…)”. “La supervisora ha venido recalcando que no se debe entregar comida chatarra y ahora estamos recibiendo galletas”.

Estos son fragmentos de una carta del 11 de julio de 2023, firmada por 20 madres del Programa Hogares Comunitarios de Totonicapán y dirigida a la oficina central de la Secretaría de Obras Sociales de la Esposa del Presidente (SOSEP) y recogida por la Contraloría General de Cuentas (CGC). 

En ese mismo mes, también las madres de Hogares en Oratorio, Santa Rosa, se quejaron de que los productos que recibieron eran de “mala calidad, los huevos podridos” y no estaban de acuerdo con alimentar a los niños y niñas con “jugos y galletas”. Mientras que las beneficiarias de Escuintla, y de San Rafael Pie de la Cuesta, San Marcos, adjuntaron a las cartas fotografías de los plátanos y harinas para evidenciar la descomposición. 

“No se sabe cuáles fueron los parámetros que se tomaron en cuenta para avalar esos productos”, dijo una madre de San Marcos. “Los plátanos se notan que son el rechazo del mercado”, comentó otra mujer de Escuintla. En todas las denuncias las señoras pedían a SOSEP que les enviaran comida sana y de buena calidad, pero sus solicitudes no fueron atendidas. 

El 18 de mayo de este año, Ana Gabriela Salazar Zea, nutricionista del departamento de Salud Infantil de la Dirección de Hogares Comunitarios, realizó una recomendación técnica para la bolsa de alimentos en la que incluía frijol, incaparina, avena, atol de haba, zanahorias, remolachas, limones, entre otros. Pero la SOSEP prefirió comprar manías, galletas dulces y saladas, nachos, donas, cubiletes, entre otros productos que atender a la recomendación nutricional.

La Secretaría tenía que entregar mensualmente una bolsa de alimentos a cada madre de los 131 Hogares Comunitarios y los 449 Centros de Atención y Desarrollo Infantil (CADI) distribuidos en todo el país en donde atienden a niños de 6 meses a 7 años de edad en situación de pobreza y pobreza extrema.  En el informe de rendición de cuentas que contempla de enero a mayo 2023, la SOSEP aseguró que atendieron a 14 mil 957 niños y niñas.

Sin embargo, según un reporte, del cuatro de diciembre de 2023, de Luis José Juárez Bolaños, director de Hogares Comunitarios, en ocho de 22 departamentos realizaron seis de las 11 entregas pendientes para ese momento. En los 14 lugares restantes les faltaba ponerse al día con tres entregas.

Documento SOSEP falta de entregas de alimentos. Foto: CGC
Documento SOSEP falta de entregas de alimentos. Foto: CGC

La SOSEP cambió en febrero de 2023 el manual de adquisiciones

La SOSEP gastó este año Q61 millones 830 mil 986 en alimentos en compras directas que repartió a 14 nuevos proveedores, según registro de la CGC. Entre los nuevos proveedores se encuentran cinco jugadores de softbol, a quienes les compró golosinas, boquitas y galletas a precios sobrevalorados como evidenció No-Ficción en el reportaje  ‘5 jugadores de la sub23 de softbol proveen de insumos sobrevalorados a la SOSEP’



Todo esto sucedió desde febrero de 2023. En ese momento, la SOSEP, bajo la nueva administración de Sara Eugenia López Gálvez, derogó el Manual interno de Procedimientos de Adquisiciones y Contrataciones de 2016. Entre los cambios llevados a cabo por la actual secretaria, se incluye que en las compras directas serían autorizadas solamente por el director administrativo y ya no por el subsecretario. Habilitó la opción de generar nuevos códigos para productos que no estaban contemplados en el Plan Anual de Compras y cambió el renglón para ejecutar estos gastos.

Después le pidió una recomendación a la CGC para cambiar la modalidad de compras y entrega de alimentos y ejecutar los gastos desde otro renglón. A esta solicitud, la Contraloría hizo una serie de recomendaciones técnicas para “transparentar los gastos e implementar controles” y le dio luz verde. 

Esto permitió un cambio sustancial en la forma de comprar los alimentos para las familias desfavorecidas. Hasta 2020, eran las madres cuidadoras, encargadas de las casas que albergan a los niños y niñas, quienes compraban la comida para cubrir desayuno, almuerzo, refacción matutina y vespertina para cada menor. Después, la Secretaría les reembolsaba el dinero contra factura. Sin embargo, después de febrero de 2023, tras el cambio en el Manual Interno implementado por la nueva secretaria, López Gálvez, la SOSEP pasó a ser la encargada de comprar y distribuir toda la comida por eso modificó el manual y consultó con la Contraloría. 

Desde febrero de 2023, la SOSEP derogó el Manual interno de Procedimientos de Adquisiciones y Contrataciones de 2016.

 “Con el nuevo sistema (compra y distribución por la Secretaría) en la planilla de liquidación de los beneficios entregados a las madres cuidadoras, no se detallan sino se indica únicamente que se entrega 1 bolsa de alimentos ignorando qué tipos de insumos contiene la bolsa (…) lo cual debilita el control interno y la documentación de soporte”, dijo un funcionario de la Secretaría quien pidió el anonimato. 

Sara López fue juramentada como secretaria a mediados del año pasado. Es licenciada en Administración Pública en la Universidad Galileo, título que obtuvo a inicios de este año. Su hermana, Ana Graciela López Gálvez, exgerente de Blue Oil, fue acusada de financiamiento ilícito y detenida en el caso cooptación del Estado en junio de 2016. 

Según dos empleados de la Secretaría y dos personas allegadas a Sara López, que por seguridad pidieron el anonimato, ella fue designada como titular de la SOSEP el año pasado por su amistad con Henry René Valdez Corado, subsecretario de asuntos políticos de la presidencia y director suplente en el INFOM.

Sara López, actual secretaria de la SOSEP, junto a Henry René Valdez, amigo de Miguel Martínez.
Sara López, actual secretaria de la SOSEP, junto a Henry René Valdez, amigo de Miguel Martínez.

Henry René Valdez también fue integrante de la Comisión Presidencial del Centro de Gobierno y es, según una nota de Vox Populí, amigo de Miguel Martínez Morales. 

“Sara tuvo un cambio en su estilo de vida este año. Pasó de pedir dinero prestado para ir a su primera entrevista para su contrato en SOSEP a viajar por Europa con todo y sus tres hijos como dejó constancia en sus redes sociales”, contó una persona que asegura conocerle desde hace 30 años.

Equipo Z-Medic: el vínculo entre Ernesto Zamora Cruz y los proveedores

Fue justo en los meses de febrero y marzo de 2023 cuando la Secretaría comenzó a diseñar el nuevo plan de compras, cuando los nuevos proveedores iniciaron a crear sus empresas y ganar adjudicaciones. Entre ellos, se encuentran tres de los softbolistas e integrantes de la sub23: Henry Castillo, Alejandro Rojas y Julio Héctor Castellanos, y un poco más tarde los jugadores Juan Ramos Pezzarossi y Juan Medina. Así como María Elena de Xuyá, madre de dos jugadores más. También las empresas de Virginia López, Maria Estéfany González y Abraham José Pablo Melgar. 

Además, aparece como proveedor Andrés Eduardo Zamora Recinos, hijo del empresario, Ernesto Arturo Zamora Cruz. Ernesto Zamora condenado en 2018 por cohecho activo por pagar sobornos a cambio de contratos públicos con la Industria Militar. Varios de los vínculos de Zamora Cruz, señalados en la primera investigación, daban a entender que este se trataba de la cabeza de la red de proveedores. Algo que refuerza un nuevo hallazgo, y es que casi todos los proveedores juegan en el equipo de softbol Z-Medic, del cual Zamora Cruz es dueño, patrocinador y jugador.  

Según fuentes de softbol que prefieren mantenerse en el anonimato, los integrantes de Z-Medic reciben Q 10,000 mensuales, algo inusual entre los equipos de softbol. Y que, además, Zamora Cruz llega a los partidos con dos guardaespaldas.

Según información de la propia Asociación de Softbol, Asoftbol, en el equipo Z-Medic juegan los cinco proveedores de la SOSEP: Alejandro José Rojas Guirola, Henry Estuardo Castillo Recinos, Juan Emilio Medina Viera, Julio Héctor Castellanos Samayoa y Juan Sebastián Ramos Pezarrosi. Mientras que Miguel Ángel Xuyá Salalá, esposo de Maria Elena Sam, es el representante del equipo. Juan Sebastián Ramos Pezzarossi no aparece en la página del equipo, pero según videos de partidos transmitidos por la Asociación Deportiva de Softbol de Guatemala, Asosoft, juega con el número 9. 

¿Consecuencias penales? 

“Nosotros no podemos adelantarnos a emitir juicios, pero sí vamos a presentar las denuncias correspondientes contra la secretaria de SOSEP, los jugadores de softbol y los otros proveedores. La secretaria está atentando contra la vida de los menores por darles comida que en lugar de nutrirlos hace lo contrario, eso es grave”, comentó el contralor, Frank Bode, en una entrevista con este medio. 

Bode, confirmó que desde junio iniciaron una auditoría que confirma las irregularidades en las compras de alimentos, pero dijo que los procesos administrativos no les permite adelantarse a denunciar pues deben concluir la auditoría con el cierre de año y que el informe se entrega hasta mayo de 2024. Por lo que haciendo una excepción podrían accionar a finales de enero. 

Sin embargo, luego de la publicación de la semana pasada, comenzaron a recibir denuncias de personal de la Secretaría y documentación que demuestra anomalías en la administración de Sara López. 

“No existe certeza de que todo lo que compran realmente entra a bodega, ni que le esté llegando a la gente”, dijo Bode. “Sabemos también, por ejemplo, que las botellas de aceite no van llenas o van mezcladas, es aceite de mala calidad”, agregó el contralor general. 

La semana pasada, la CGC solicitó los registros migratorios de los cinco seleccionados de softbol para verificar si realmente estaban jugando fuera del país cuando se presentaron ofertas de sus empresas para SOSEP, solicitaron información al Registro Nacional de las Personas (RENAP) y han realizado diligencias para verificar las direcciones fiscales de todas las empresas, lo cual demostró que son casas particulares que nada tienen que ver con los negocios. 

Por su parte, Juan Luis Pantaleón, vocero del Ministerio Público, aseguró que la fiscalía contra la corrupción ya inició una investigación al respecto. Los posibles delitos en los que incurrió Sara López serían malversación de fondos, incumplimiento de deberes, entre otros. 

Mientras que las posibles sindicaciones para los proveedores sería colusión, enriquecimiento ilícito y defraudación. La administración de Sara López finaliza en menos de un mes, si las autoridades encargadas de la persecución penal no actúan a tiempo la justicia no la alcanzará a ella ni a los empresarios que ganaron millones sin entregar a cabalidad el producto para los hogares de niños y niñas. 

La Contraloría indicó que aún está pendiente la auditoría para los hogares de personas de la tercera Mis Años Dorados, pues la compra de alimentos también estaba destinada para ellos. También hace falta fiscalizar por qué no hubo entrega de materiales didácticos y papelería para estas casas y los pagos que se hicieron en el alquiler de bodegas pues casi todo el presupuesto, Q200 millones, de la institución ha sido ejecutado.

Te puede interesar