NARRATIVAINVESTIGACIÓNDATOS

Search
7 mins de lectura

COMPARTIR

Madres adolescentes en Guatemala en 2024: Una crisis en cifras

La situación de madres adolescentes en Guatemala ha alcanzado cifras alarmantes en los primeros cinco meses del año 2024. Con un total de 25,031 nacimientos de madres entre 10 y 19 años, la problemática se convierte en una cuestión urgente de derechos, desarrollo y políticas públicas.

Entre enero y mayo de 2024 se han inscrito 157,021 nacimientos en total según datos del Registro Nacional de Personas (RENAP), lo que significa que aproximadamente el 16% de todos los nacimientos corresponden a madres adolescentes, un indicador preocupante que refleja profundas desigualdades y desafíos estructurales.

Panorama general

Según registros de RENAP, monitoreados por el Observatorio de Salud Reproductiva (OSAR), de enero a mayo de 2024, se registraron 25,031 nacimientos de madres adolescentes. De estos, 24,175 nacimientos fueron de madres entre 15 y 19 años, y 856 de madres entre 10 y 14 años.

En 2024, se reportaron dos muertes maternas en niñas menores de 14 años. Foto: Sandra Sebastián.

Mirna Montenegro, Directora de OSAR, destacó la importancia de estos datos para la implementación de políticas de salud sexual y reproductiva. Subrayó que los embarazos en niñas y adolescentes no solo afectan el desarrollo y la salud de las madres y sus hijos, sino que también están estrechamente ligados a la violencia sexual, especialmente en niñas menores de 14 años.

Los datos reportados evidencian que los embarazos adolescente y en niñas, siguen siendo problemas que no han tenido una respuesta necesaria para atenderlos y prevenirlos a pesar del marco legal favorable, del plan de reducción del embarazo adolescente PLANEA (ha habido 3 2010-2013, 2014-2018 y 2018-2022). Pendiente de oficializar el PLANEA 2024-30, evaluar la ruta de atención integral a las niñas
embarazadas menores de 14 años.

Distribución Geográfica

Regiones con Mayor Incidencia:

-Alta Verapaz: 3,218 nacimientos
-Guatemala: 3,162 nacimientos
-Huehuetenango: 3,031 nacimientos
-Quiché: 2,168 nacimientos
-San Marcos: 1,731 nacimientos


Regiones con Menor Incidencia:

-El Progreso: 191 nacimientos
-Sacatepéquez: 416 nacimientos
-Sololá: 422 nacimientos   

Montenegro explicó que factores como la pobreza, el acceso limitado a la educación y las deficientes infraestructuras son determinantes en las altas tasas de embarazo adolescente en regiones como Alta Verapaz, Huehuetenango y Quiché. Además, el sistema patriarcal y las prácticas culturales, como el matrimonio temprano y la violencia sexual, agravan la situación.

Explica que varios factores sociales contribuyen al problema del embarazo adolescente en Guatemala. Los cuales asociados con la pobreza, resultan en familias numerosas que entregan a sus hijas de 14 años a otras familias para casarse, reduciendo así la cantidad de personas a alimentar. Socialmente, es aceptado que las adolescentes se unan con hombres mayores, ya sea a través de matrimonios entre jóvenes o intercambios familiares.

La falta de educación integral en sexualidad en las escuelas también es un factor crucial. Montenegro menciona que hay casos de maestros acusados de violación. Además, el sistema de justicia es ineficaz; las víctimas de violencia no logran obtener justicia, ya que solo el 3% de las denuncias de embarazos en niñas llegan a sentencia, y el proceso judicial promedio dura entre tres y cuatro años.

Un aproximado de 18% de los nacimientos en Guatemala se dan en mujeres menores de 20 años. Foto: Sandra Sebastián.

Impacto en las adolescentes y la sociedad

Las consecuencias del embarazo adolescente son severas tanto para las madres jóvenes como para sus hijos. Las niñas menores de 15 años tienen 14 veces más probabilidades de morir o sufrir complicaciones durante el embarazo, parto o posparto. En 2024, se reportaron dos muertes maternas en niñas menores de 14 años y 15 muertes maternas en adolescentes entre 15 y 19 años. Además, los bebés nacidos de madres adolescentes tienen un mayor riesgo de sufrir desnutrición crónica, perpetuando un ciclo de pobreza y vulnerabilidad.

Además, las normas sociales influyen en la alta incidencia de embarazos en adolescentes, a lo que Mirna añadió que estas: “no deben ser una excusa para no denunciar y castigar la violencia sexual (menores de 14 años). Es una cadena difícil de romper, raíces profundas en un sistema machista o patriarcal, el cuerpo de las mujeres considerado un botín de guerra, una posesión”. 

A pesar de tener una ruta de atención integral a las niñas embarazadas menores de 14 años, no se cumple, no tienen protección social (2,5000 nacimientos en niñas menores de 14 años al año, solo 110 niñas se encuentran en el programa VIDA DEL MIDES). No regresan las niñas a la escuela, pocas oportunidades de construir un plan de vida. Pierden el estatus de niñas y se convierten en madres mujeres”.

En 2024, se reportaron dos muertes maternas en niñas menores de 14 años y 15 muertes maternas en adolescentes entre 15 y 19 años. Foto: Sandra Sebastián.

Según Montenegro, las tendencias observadas en los últimos años. El 18% de todos los nacimientos se dan en mujeres menores de 20 años, aproximadamente.  El promedio esconde regiones como Petén 33% (1 de cada 3) nacimientos se da en adolescentes.  En menores de 15 años, se reportan 2,400-2,500 nacimientos al año, esta cifra no ha disminuido en los últimos 8 años, se ha incrementado la vigilancia y las denuncias.   A nivel mundial la tasa global de fecundidad ha disminuido en todas las edades, resultado del empoderamiento, uso de métodos anticonceptivos, sin embargo, en adolescentes no se ha reducido y en adolescentes indígenas menos.

https://www.instagram.com/p/C8fNbF7OYOZ/?utm_source=ig_web_copy_link&igsh=MzRlODBiNWFlZA==

¿Cómo ayudaría la Iniciativa 6157?

Para abordar el problema de las madres adolescentes, la Iniciativa, busca implementar la Educación Integral en Sexualidad (EIS) en Guatemala. Esta ley pretende proporcionar información científica a estudiantes, maestros y padres, permitiendo decisiones informadas y libres. Entre sus objetivos están prevenir el acoso y la violencia sexual, así como reducir los embarazos adolescentes.

Los embarazos en niñas y adolescentes también están estrechamente ligados a la violencia sexual, especialmente en niñas. Foto: Sandra Sebastián.

Un estudio secundario ENSMI 2014-15 y la línea base de Sesan y el Observatorio en salud sexual y reproductiva OSAR Guatemala, enero del 2024, revela una preocupante relación entre el embarazo en la adolescencia y la desnutrición infantil.

Principales hallazgos:

  • Mayor número de hijos: Entre más temprana sea la edad del primer nacimiento, mayor es la probabilidad de que las mujeres tengan más hijos.
  • Embarazo adolescente prevalente: El 43% de las mujeres en Guatemala tienen al menos un hijo antes de cumplir los 20 años.
  • Desnutrición y maternidad adolescente: Casi el 60% de los niños con desnutrición crónica nacen de madres adolescentes.
  • Los hijos de madres adolescentes tienen una mayor probabilidad de sufrir desnutrición crónica, perpetuando un ciclo de pobreza y vulnerabilidad.

Factores que influyen en la variación de estas cifras entre diferentes regiones, las causas son similares, sistema patriarcal donde las niñas son objetos y propiedad de los hombres (90% de los casos familiares, personas cercanas en el 30% de los casos el papá de la niña). Se habla de violencia sexual.  Costumbres y tradiciones de rapto o robo, parte de la reparación en algunas comunidades es dar a la niña al violador para que se haga cargo de ella.

“Para algunas madres jóvenes, el embarazo y el parto son planeados y deseados. Sin embargo, para muchas otras, no. Muchos factores contribuyen a esto: las adolescentes pueden sentir presión para casarse y tener hijos temprano, tener pocas oportunidades educativas o laborales, no saber cómo evitar un embarazo o acceder a anticonceptivos, tener dificultades para rechazar relaciones sexuales no deseadas, o enfrentar coacción sexual”, según UNFPA.

Te puede interesar