NARRATIVAINVESTIGACIÓNDATOS

Search
5 mins de lectura

COMPARTIR

Sinibaldi renuncia al PP e intenta salvarse. Once hechos que no le gusta recordar

Alejandro Sinibaldi anunció este domingo su renuncia a ser el candidato oficialista a la Presidencia. El miembro fundador del Partido Patriota, busca librarse de la imagen de corrupción del Gobierno y acusa a la vicepresidenta Roxana Baldetti de “chantajearlo” para boicotear su candidatura. También señaló a la Administración Pérez Molina, de la cual él formó parte, de permitir que puertos y aeropuertos intervenidos se convirtieran “en feudos” de corruptos. Lo denuncia ahora porque, dice, “uno no denuncia cuando es parte del gobierno”.

Alejandro Sinibaldi deja el Partido Patriota (PP) en medio del escándalo de corrupción y defraudación aduanera que encabeza Juan Carlos Monzón Rojas, el secretario privado de la vicepresidenta, Roxana Baldetti, según la investigación de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y el Ministerio Público (MP). Sinibaldi denuncia que los puertos y aeropuertos intervenidos son “feudos”, “nichos de corrupción”, que defraudan al Estado y merman los recursos de un erario famélico. Lo denuncia ahora (domingo 19 de abril de 2015), a menos de 15 días de la convocatoria a elecciones y tras señalar que Baldetti ha saboteado su candidatura y lo ha dejado fuera de cuotas para candidatos a diputados y alcaldes en todo el país.

A la pregunta de por qué no había hecho antes estos señalamientos, responde: “Uno no denuncia cuando es parte del gobierno, uno lo que hace es ser miembro de un gabinete y en el gabinete expresar sus puntos de vista, sus ideas, hacia dónde debería retomarse el rumbo. Tuve la oportunidad de hacerlo en varias ocasiones de manera personal”.

Minutos antes el ahora candidato independiente, abierto a las ofertas de otros partidos, se daba un baño de pureza apelando a la regeneración nacional y haciendo leña del árbol caído que es hoy Roxana Baldetti: “Renuncio a esta candidatura porque no estoy dispuesto a encabezar un proyecto cuyo único objetivo es llevar diputados al Congreso de la República con la misión de proteger intereses mezquinos y de buscar espacios de impunidad para funcionarios corruptos, cercanos a la Vicepresidenta. Esto atenta contra toda propuesta y reforma seria, no hace sino profundizar nuestra crisis”, dijo Sinibaldi, exdiputado y miembro del Partido Patriota desde hace 13 años.

El político, que aseguró que le había adelantado a Otto Pérez Molina la noticia de su salida hace alrededor de un mes, afirma tener un importante grupo de alcaldes y diputados “amigos” con el que comparte visión con los cuales podría integrarse, no descarta participar con el Movimiento Reformador, como se rumora desde hace semanas, y afirma que sus conversaciones con el expresidente Alfonso Portillo para que lo acompañe en esta nueva aventura electoral continúan.

Alejandro Sinibaldi anuncia su retiro del PP, conferencia oficina “Casa Verde” zona 10 el 19 de abril de 2015. Foto Sandra Sebastián.

Se le recuerda al todavía posible candidato que los puertos donde operaba la red de corrupción “La Línea”, por mandato del artículo 30 de la Ley del Organismo Ejecutivo, se encontraban dentro de su autoridad como Ministro de Comunicaciones, en la cartera que ocupó hasta septiembre de 2014. Pero nunca presentó una denuncia o acusación sobre operaciones irregulares. A lo cual Sinibaldi responde con la afirmación de que nunca tuvo “indicios” de la operación de esta estructura criminal y que como entidades intervenidas el máximo responsable es el Interventor, y que este sólo respondía al Presidente.

Sinibaldi abandona así el PP con golpes de pecho, desvinculándose de todo, pero no le va a ser tan fácil lograrlo: hay al menos 11 hechos que permiten poner en entredicho sus aspiraciones.

1) Las intenciones del Patriota y su papel en ellas

Cuando el Partido Patriota accedió al Gobierno como parte de la Gran Alianza Nacional de Óscar Berger en 2004, Otto Pérez Molina, sólo pidió cuatro puestos además de su lugar como Comisionado Presidencial de Seguridad. Fueron el Instituto Guatemalteco de Turismo, la Dirección General de Migraciones, la Dirección General de Aduanas y la Portuaria. El último cargo fue para Otto Noack, un militar cercano a Pérez Molina. Los otros tres se los repartieron así: Sinibaldi fue al Inguat, su amigo y compañero de colegio y de bancada Óscar Córdova dirigió Migración, y su escudero y socio empresarial, Christian Ros, Aduanas. En 2011, fue él quien gestionó el dinero del partido.

2) El Presidente le dice al embajador estadounidense que Sinibaldi llevó al PP a un miembro del cartel Mendoza 

Según un cable de Wikileaks, Otto Pérez Molina le dijo al embajador de Estados Unidos que fue un bienintencionado pero ingenuo Sinibaldi quien llevó a la campaña en 2003 a uno de los hermanos Mendoza. Una investigación sobre el caso, nunca publicada, le costó el puesto a dos periodistas de ElPeriódico y amenazas de muerte. Hoy, uno de los Mendoza, Haroldo, está acusado de liderar una estructura dedicada sicariato, robo, secuestro y desaparición de personas. Esa captura parece haber tensado aún más las relaciones entre el Gobierno y la Cicig.

Te puede interesar